<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19260106\x26blogName\x3dMany+moons+ago...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://forgottensigh.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://forgottensigh.blogspot.com/\x26vt\x3d-1794386403172855066', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Many moons ago...
About Me


Name::Lenore
From::

View my complete profile

Recent Posts

Sueños
Paradojas
Ständchen
Soliloquio previo al suicido de caperucita roja.
Flores
Bye-Bye ahorros
No direction, need protection, All the futures pas...
Solsticio -soliloquio ingenuo-.
¡Me gusta este rincón, que se escabulle entre los ...
La foto

Archives

November 2005
January 2006
March 2006
April 2006
May 2006
June 2006
July 2006

Links

Mi fotolog

Sunday, May 07, 2006

Lluvia

Siento el aroma a lluvia presente, temo mirar hacia la ventan y darme cuenta que no llueve, necesito refugiarme aún en el océano más fébril. Mas sé que lloverá esta noche, lo siento. Siempre he tendio esa extraña conexión con la lluvia. Siento su aroma resurgir de la brisa, siento mi corazón latir más rápido y por un momento juro que las lágrimas que surcan mis mejillas son la tormenta que se presenta de repente. Oigo los truenos en ecos y en cada día soleado de un libro se presentan pequeñas gotas grises; Y entonces, en el vental contemplo un gris reflejo, y sonrio. Sí, sonrio más cuando llueve.
Pero los grillos cantan, cuando está a punto de llover ellos cesan su canto. ¿Será acaso que la tormenta que se presentará no será un tanto externa?

Temo. El aroma de barro fresco se ha ido.
Me siento, desolada. Contemplo la luz trémula de las velas y entonce me encuentro bajo la lluvia, el gris pardo del cielo se refleja en el cemento que forma el piso. Vuelvo a ser una pequeña de ocho años contemplando los chasquidos de las gotas al caer sobre los charcos. Parecen pececillos jugueteando en la intrépida marea...
¿A dónde ha ido a parar el barco? ¿acaso regresará por mí...?
Me gusta el sabor de la lluvia, volteo al cielo y abro la boca.
¿Dónde estoy? Eso ya no importa.
No vuelvas por mí, no te necesito, ni a nadie, sé que haz muerto.
Me gusta el frío, no sé porque me obligan a sentarme bajo un techo siendo la lluvia suficiente refugio para mí.
Contemplo mi vestido mojado, no me había percatado. Las medias empiezan a lastimar y a causar picasón debido a su humedad.
A pesar del techo, me gusta el piso de ese lugar, siempre me ha gustado, lleno de cristales de todos colores, semejan joyas, semejan ambición aún cuando mi mente está perdida en el más conspicuo universo. Lo he deseado, pero jamás he logrado sacar algún cristal.
Ahora recuerdo, es el patio de la escuela. Muchos me miran, desconcertados. Flanqueo al comprender porque; Ahora entiendo, no estoy llorando pese que es hora de salida. ¿No entienden que cuando llueve no necesito llorar? Entonces no necesito a nadie, a nadie...
De repente, asoman un par de lágrimas, intento resistir anudando mi garganta, ¡me odio por llorar!, quizá tienen razón por burlarse al no tener una razón concreta para llorar. Desearía que todos murieran. Por suerte cuando llueve la mayoría se va temprano y me dejan sola. Pese a eso oigo risas detrás, no me gustan las risas. El estruendo de la tormenta logra callarlas. Algún día las callaré yo.
No entiendo porque lloro, sería inútil encontrar una razón, después de todo seguiré llorando, es rutina ¿no?, no...
Un rayo de luz se asoma, no me gusta. Vuelvo a contemplar la vela, vuelvo a tener ocho años más.
La lluvia aún no asoma ni el primer relámpago de su presencia.

Es la primera vez que escribo al son de mis pensamientos y es la primera vez que no lloro.
¿Por qué lloraba en ese instante fuera en el patio de recreo?, fue un recuerdo repentino. El llanto, así era todos los días. Me consumía un temor tan fuerte, mi corazón latía deprisa pero no más rápido que mis pies al encontrar un refugio donde pudiera me dejaran llorar en paz.
"Déjenla, le pasa siempre", decían las maestras al notar síntoma de preocupación en algún otro maestro.
Quizá entiendo perfectamente por qué lloraba , entre el temor de la aflicción y el poderío del odio aún deseaba, aunque los ajenos juraban que poseía todo. Pero el "todo" siempre es considerado como algo muy material. "Amor tiene, entonces no tendría porque llorar esa niña", decían. Pero quizá crecía algo en mí, algo que todos desconocían. Incluso yo en ese momento.
Pero, en fin, no es algo que les incumbe a los que leen este blog.

El barco zarpó de todas formas, bajo el escándalo de los pececillos, no lo ví regresar. Aún cuando llueve busco, pero en el océano está solo el viejo gris...

---------------------------------------------

1 Comments:

Blogger Ethelvyna said...

Buenas noches.
Hacía mucho que no leía uno de sus escritos, aún sabiendo que me parecen buenos generalmente, por falta de tiempo. Pero acabo de leer este y es... es bonito, està muy bien detallado, al leerlo dejé de escuchar la música y me encontré con sus pensamientos; ya quisiera yo tener esa capacidad. Pero temo señorita que sus escritos siempre tienen el mismo estilo (y es bueno) que me agrada mucho, solo que me gustaría leer hmm terror o drama, algo así.

7:18 PM  

Post a Comment

<< Home